La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XVIII

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

Estar en la oficina sentado detrás de un escritorio, ganando el salario básico, no me satisfacía para nada. Estaba joven y quería nuevas emociones. Presente una solicitud de trabajo a la Cervecería Cristal, y con mayor razón aun, pues la Cristal auspiciaba al club de fútbol de mis amores, el Sporting Cristal de Lima. Me tomaron muchos exámenes, otra vez, como había sido en mi contratación con Exlog, un mar de gente y solo quedamos 14, luego vino una entrevista y la promesa de una llamada confirmando la elección, pasaron los días y no hubo llamada, pensé que no me llamarían más, pero estaba equivocado. Era mediados de Mayo de 1988, ya me había olvidado por completo que había enviado mi Curriculum a John Mason en Milán, con la recomendación de Angel Pariona. Pepe Piedra y Yo solíamos tener a veces conversaciones largas acerca del futuro incierto de nuestra oficina, el no tenia con quien compartir su incertidumbre. Una mañana me llamo y una vez más con voz preocupada inicio la conversación diciendo: “Pablo, la cosa sigue fea, solo queda salir, pero como ves la mayoría no habla ingles aquí” reiteradas veces Yo me había ofrecido a ir a otras operaciones fuera de Sud América, mas el decía que llamaban pidiéndole Geólogos, mas no Ingenieros como Yo, decía: “Que ironía, llaman por Geólogos y nuestros Geólogos no quieren ir, y tu que  estas dispuesto no te llaman”.

 Pues esta vez Pepito tenía una noticia distinta, pregunto:“Estas dispuesto a pasar 6 meses fuera del área – fuera de América – trabajando para Exlog, haciendo lo mismo que has hecho aquí? ”; le replique: “Estoy dispuesto a pasar unos meses fuera por una buena oferta económica”. Pepito continuo: “Hay una oferta para una asignación temporal, en la Costa Occidental de África, en un país llamado Gabón, Tu enviaste tu Curriculum a Milán verdad?”. No le había dicho nada a Pepito acerca de esto, Solo Angel y Yo lo sabíamos. Dijo Pepe: “Pues Felipe Aramburu me llamo esta mañana, diciendo que la oficina de Windsor necesita por 6 meses un Ingeniero de tus características para trabajar en Gabon, si estás de acuerdo debes estar en la Costa Occidental del África para la tercera semana de Junio, tu Gerente allá será el Canadiense Mick Hotggets” y luego me dijo que me pagarían mi salario básico en Lima en Intis (por entonces la moneda corriente en Perú y que gracias a la “brillante” y “honesta” gestión del Gobierno del “Señor” Alan García, tuvo una vida muy corta debido a las masivas inflaciones y devaluaciones. Fernando Belaunde y Alan García . . .  aun no alcanzo a entender que hicimos los Peruanos para merecer tan nefastos “Presidentes” como estos). Mi respuesta era tacita, ya la había aceptado de antemano, solo le pedí un día para informárselo a mi esposa, sabía que ella comprendería.

 Lo cierto es que John Mason no tenia potestad para contratar, así que envió mi Curriculum a Windsor ellos contactaron a Felipe en Houston y se pusieron de acuerdo para los detalles de mi asignación a la Costa Occidental de Africa.

 Así fue; Pepito coordino con Kinyo Travels la ruta más corta a Libreville, la Capital Gabonesa. Gladys Nishimura contesto con un Lima – Rió de Janeiro (Brasil) – Dakar (Senegal) – Douala (Camerún) y finalmente Libreville. Pero faltaba un pequeño detalle, La República Gabonesa, otrora colonia Francesa pedía a los Peruanos una visa para ingresar a su territorio. No fue sorpresa que al buscar en el directorio telefónico de Lima, no encontráramos el Consulado de la República Gabonesa, porque no existe.

 Pepito me envió a averiguar al Consulado de Francia. Efectivamente este Consulado recibía solicitudes para obtener el visado de ingreso a Gabón, pedían el pasaporte, una carta de Exlog y el equivalente en dólares de 150 Francos Franceses, todo se enviaría a Paris, de allí sería enviado al Consulado Gabonés en la Capital Francesa, el trámite duraría de 2 a tres meses. Pepito envió la información a Windsor, Inglaterra, cede de Exlog en Europa y responsable por mi asignación. Windsor contesto: “Envíen a Pablo a Londres, aquí le conseguiremos la visa en una semana, Windsor pagara por este pasaje. Pepito instruyo a Gladys para conseguir un Lima – Londres – Lima a 6 meses. Gladys respondió con un Lima – Guayaquil (Ecuador) – Aruba (Dutch Antillas) – Amsterdam (Holanda) en KLM y un Amsterdam (Holanda) – Londres (Inglaterra) por British Airways a salir el 16 de Junio de 1988.

 Fue una decisión muy dura, tenía un niño de 2 años y una niña de 1 año y mi esposa. La situación en Lima y en todo el Perú, estaba de mal en peor. El Gobierno nada podía hacer contra los ataques sorpresivos de Sendero Luminoso. Vi una opción de sacar a mi Familia del Perú a un futuro distinto, haciendo meritos en Exlog, que nadie se había atrevido a realizar hasta entonces. Antes de partir, le pregunte a Pepe la posibilidad que me pagaran un poco más, Pepe dijo algo que me aguijoneo: “No hay forma Pablo, es más, Felipe piensa que no vas a durar más de tres meses”. Entonces me dije a mi mismo: “Pues habrá que demostrarle a Felipe que está equivocado”.

Lo que me acabó por decidir fue una reflexión que tuve, y es que si me quedaba en Perú, al pasar los años, si me quedaba, ya sea con Exlog o con la Cristal, me fuera bien o no, la duda de cómo me hubiese ido si hubiese aceptado la oferta de ir al África, no me hubiese  dejado vivir tranquilo el resto de mi vida.

Y al caminar lentamente por las salas internas del Aeropuerto Jorge Chávez, después de haberme despedido de mis parientes, mi esposa y mis hijos que gentilmente me fueron a despedir para no volverme a ver sino hasta 6 meses, sentí por primera vez, las voces sordas de un comercial de la televisión, de un niño practicando los 100 metros planos y a medida que avanzaba a hacia la llegada iba aumentando en edad, para cruzar la meta hecho ya un hombre y una voz que retumbaba diciendo “Y REPRESENTANDO AL PERU”. Ese fue el último empujón a mis dudas, tenía que demostrar también, que un Peruano si es capaz de enfrentar los grandes retos fuera de la patria.

 Hasta entonces había estado en muchos lugares, todos en Sud América, pero jamás había estado en lugares donde nadie entendiera el español. Yo sabía ingles, pero jamás lo había tenido que usar con obligatoriedad como ahora. Al llegar a Aruba, antes de cruzar el Océano Atlántico, eran las 5 de la mañana, nos permitieron bajar al Duty Free por casi 45 minutos, allí vi la primera cosa rara, un Negro corpulento, con una esclava y una cadena de oro inmensas, colgando del pecho y la muñeca respectivamente, con su acompañante, una muñequita blanca. Mire los precios, había una joyería de lujo, vendían diamantes y cosas así, vi un Reloj con incrustaciones de brillantes por un valor de 25,000 Dolares Americanos.!!. Aruba, al igual que Curazao y otras islas menores conforman lo que se denomina las Dutch Antillas o Antillas Holandesas, playas turísticas, shopping, casinos, para vacacionar, se habla Ingles, Holandés, Español y Papiamento (Mezcla de Ingles, Holandés y español que solo se habla en estas islas) entre otros lenguajes. Los holandeses son famosos por su capacidad de hablar varios idiomas.

Cruzamos el Atlántico, Yo trataba de mantener la calma, pero me costaba, nunca había estado tan lejos de casa, me preguntaba si regresaría. En el Aeropuerto de Amsterdam tuve que cambiar de avión, no fue difícil encontrar mi sala de embarque al vuelo de British Airways con rumbo a Londres. Hay casi una hora de vuelo entre Amsterdam y Londres, pero Amsterdam esta una hora delante de Londres. Al llegar a Heathrow uno de los dos grandes Aeropuertos que tiene la Capital Londinense – el otro es Gateway – y pasar por aduana y migraciones, era la 1 de la tarde, mientras salí eran las dos. Era Viernes, me habían dado instrucciones por Telex que al llegar, llamara por teléfono a la Cia de Taxis “Slough Taxis” y que mencionara que trabajaba para Exlog y que necesitaba que me recogieran del Aeropuerto y me llevaran a un Bed & Breakfast – es una casa grande a la cual se le han hecho separaciones adicionales para dar la mayor cantidad de hospedaje posible, típico de los pueblos satélites de Londres, dado lo increíblemente caro que puede llegar a costar un hotel en la capital inglesa –  en Datchet, una localidad situada a 40 minutos por tren del Centro de Londres y a unas pocos kilómetros de Windsor.

 Estaba tan nervioso, ni siquiera sabía en que parte del Aeropuerto me encontraba. Llame a Slough Taxis, y me contesto un tipo en ingles – lógico – con un fuerte acento Londinense, que con lo nervioso que Yo estaba, apenas si le entendía un carajo. Le entendí, lo del numero del Concourse – Terminal del Aeropuerto -., tuve que fijarme, había un numero inmenso en mitad de la sala indicando el numero del Concourse, luego me dijo algo que me costó entender, dijo: “uotmi otsoid”, le pedí que me lo repitiera como 5 veces y aun así no lo entendí, me dio pena, no quise que pensara que era un pelotudo y le colgué. Divise una mujer policía y le pedí ayuda, le explique la situación, ella también un poco confundida, me acompaño hasta la salida y mirando alrededor tratando de entender la imitación del sonido que Yo había escuchado por teléfono. Ella dijo: “Aquí es donde se paran los vehículos de las Compañías de Taxis, ahora “uotmi otside” quiere decir que lo espere otsoid” y se retiro. Yo seguía preguntándome, donde carajo queda “otsoid”, de pronto se me ilumino el cerebro en medio de tanta confusión y complicado acento londinense, el tipo de Slough Taxi dijo: “Espéreme afuera” lo que en ingles con acento americano, que es el que aprendemos en Lima, se diría “ueitmi autsaid”. Que quilombo!!

 Al llegar al Bed & Breakfast – me salió a atender el dueño, Victor o simplemente “Vic”. No había dormido bien durante los vuelos, me acosté, serian las 4:30 de la tarde de Londres, 10:30 de la mañana hora de Lima, sentí una leve tentación de regresarme al aeropuerto y devolverme para Lima, pero pensé en las palabras de Felipe. Prendí mi radio de Banda múltiple y sintonice la Radio Exterior de España, por primera vez en horas podía oír a alguien hablando en español, hasta que me quede dormido. Continuara. . .

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

 

 

Comments are closed.