La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XVII

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

A mediados de 1987, la operación de Sud América estaba muy pobre, se le había comunicado a Pepe que la oficina de Windsor en el Reino Unido, que controlaba entonces toda la operación “domestica” Europea, así como Medio Oriente, el Mediterráneo y África; necesitaba Geólogos de experiencia que al menos hablaran ingles con cierta fluidez. Pepito sabia que la mayoría de nuestros Geólogos eran de gran calidad y experiencia, pero solo unos cuantos hablaban ingles y de esos no todos estaban dispuestos a cruzar el Atlántico, así de los que pertenecían a la oficina Angel y Ricardo Orrego aceptaron – ellos sabían ingles – y Alfredo Belledone, se la jugó, ya que su ingles era flojo.

Alfredo decía confiado que le iría bien, solía hablar todo con metáfora. Cuando llego la primera computadora con DOS a la oficina y Pepito nos permitió “jugar” con ella, Alfredo trajo un tutor de DOS, así como uno de Lotus. Yo estaba ansioso por aprender y le decía excitado: Alfredo, ya. . .me toca a mí, déjame hacerlo por mi cuenta” a lo que Alfredo decía con aire contemplativo y sin soltar el teclado del computador: “ Pablito, Pablito. . .. tu quieres el pescadito Pablito, Yo te voy a ensenar a pescar”.

 Solía sacar de la nada un bagaje de metáforas que encajaban perfectamente en la situación corriente, desde su divorcio se había convertido en un conquistador insaciable, las “viejas” lo perseguían, tenia “affairs” por doquier. Daba la sensación que sabía todo acerca de las mujeres, alguna vez me noto contrariado en la oficina, y me pregunto si tenía algún problema; decidí contarle que tenía problemas de adaptación con mi esposa y su familia y le di ciertos detalles, a lo cual, el moviendo la cabeza y con su clásico mohín dijo: “Pablito, Pablito, en que Cenecape (eran centros de capacitación para carreras cortas donde se estimaba que la enseñanza no era muy buena) has aprendido el negocio de la vida??? . . . Pablito, con una mano se acaricia, y con la otra se castiga; tu estas acariciando con las dos manos Pablito!!” y me tenia así. Siempre andaba insatisfecho con la situación, dentro de la Compañía. Había anunciado más de una vez que podría irse a otra Compañía, o hacer su propia Compañía, mas no pasaba nada. Solía decir: “Pablito, Don Sata (El Diablo) y el Pelucón (Jesucristo) ya tiraron los dados por el destino de este pechito (de el), por eso mis gurús (amigos íntimos) me aconsejan tino, mucho tino”

Así, en Agosto de 1987, Angel y Alfredo fueron enviados a la Oficina de Milán en Italia, de allí Angel estuvo trabajando en el sur de Italia, cerca de Pescara; mientras que Alfredo fue enviado a trabajar a Tunez, la antigua Cartago, en el norte del África. Ricardo fue a parar al Mar del Norte y dos Geólogos mas, Antonio y Patricio que no pertenecían a la Compañía, pero tenían experiencia y sabían ingles, fueron enviados también al Mar del Norte. La asignación era por tres meses. Durante ese tiempo, el único que me escribió, fue Angel, desde Pescara, envió postales y me comentaba que no había Ingenieros de Servicios en la oficina de Milán, sino que los enviaban desde Windsor, cerca de Londres, pero el veía que la operación estaba creciendo y que se hacía necesario tener uno en Milán, además los Ingenieros ingleses iban a la operación de Milán, de mala gana ya que consideraban cualquier operación fuera del entorno de las Islas Británicas, Holanda y Dinamarca, era como ir a trabajar a la provincia, y eso que venían muy bien preparados con repuestos que les tomaba minutos hacer las reparaciones, a diferencia de Latinoamérica donde no habían repuestos y los ingenieros tenían que usar su ingenio para reparar. Angel sugirió que enviara mi Curriculum a la oficina de Milán, al gerente, el Americano John Mason.

Latinoamérica seguía con muy baja operación. Tres meses después solo Alfredo volvió, todos los demás aceptaron quedarse 90 días mas, Antonio (El Vikingo) y Patricio querían quedarse para siempre, pues en Lima no tenían nada.

 Ya había visitado 4 veces Ecuador ese ano de 1987 para apoyar a la operación de Jorge Burbano. Eran los primeros días de Diciembre cuando Pepito me comunico que tendría que irme de emergencia a Quito, la capital Ecuatoriana ya que varios equipos habían fallado en  el inicio del nuevo pozo con Conoco. Jorge Burbano se encontraba en Rio de Janeiro en un curso, y no iría por mí al Aeropuerto. Al llegar a Migraciones en el Aeropuerto Quiteño, me toco uno de esos vistas que revisan página por página el pasaporte, y se percato de mis 4 anteriores visitas ese ano y me pregunto porque venía tan seguido. Yo tenía preparada una historia acerca de mi supuesto compromiso con la Srta Monica Mino, que en realidad, era la secretaria ejecutiva de la Milchem. El vista de Migraciones no me creyó ni una palabra, me separo de los demás pasajeros y llamo al oficial de la Interpol, ellos me interrogaron y al abrir mi equipaje y encontrar manuales y herramientas, desbarataron mi coartada. Les tuve que decir la verdad, que tampoco me la creyeron. Me detuvieron y luego me llevaron a una dependencia de la Interpol cerca del Aeropuerto donde van los detenidos por Narcotráfico. Allí me volvieron a interrogar; me revisaron todo lo que tenía en mi bolso, donde había entre otras cosas una agenda con  números telefónicos de amigos y parientes, el Teniente me pregunto: “Que vínculos le unen a Ud. con el Señor Daniel Castillo” , Daniel Castillo era un Compañero de la Universidad y también Compañero de juergas, luego le dije al Teniente: “Daniel y Yo somos grandes Amigos, nos conocemos desde hace 6 anos, porque oficial, tiene eso algo que ver con mi detención?”, el teniente me respondió “Daniel Castillo es uno de los Narcotraficantes más buscados en el Ecuador”, que mala leche, que coincidencia nefasta. Al tratar de explicar mi situación y sugerir que se contacten con la oficina de la Milchem para aclarar mi presencia en Quito, el Teniente encargado, me corto bruscamente diciendo “Nosotros tenemos procedimientos para este tipo de casos y tenemos que seguirlos, las investigaciones se realizan de acuerdo a eso, no como Ud. se las imagina” Pase toda la noche allí en un calabozo con otros 15 tipos que habían caído por consumo o portación de drogas. Como a eso de las 5 de la mañana llegaron varios policías de Interpol vestidos de civil, uno se acerco a la reja y me pregunto primero de buenas maneras “Porque te han traído aquí?” Yo le explique lo que había pasado y antes que Yo pudiera terminar, me corto bruscamente y cambiando con rabia su tono dijo: “Aquí nadie viene por error, si estás aquí es porque eres un mentiroso y te vamos a joder, mañana te vamos a pasar a la prisión de la Ciudad y de allí no vas a salir vivo” Una vez más el “cariño” hacia los Peruanos que los Militares Ecuatorianos inculcan a los civiles, se hacía presente. La cosa se veía bastante fea. Como a las 6 de la mañana nos sacaron en secuencia para lavarnos la cara y cepillarnos los dientes, no había desayuno, ni comida ni nada. A uno de los presos, sus parientes le trajeron un plato de sopa y guiso, el cual compartió con todos los que pudo. El teniente que me había tomado la declaración al llegar se me acerco y me dijo como a las 2 de la tarde que me enviarían a la oficina de Migraciones en Quito, desde donde sería deportado, por estar trabajando sin visa en territorio Ecuatoriano, bueno, eso parecía mejor que me “extrenaran” en la prisión de la ciudad. Pasadas las 5 de la tarde, el teniente asigno a dos policías sin uniforme a escoltarme hasta Migraciones. Al llegar, el Capitán de Migraciones estaba ocupado ventilando otro caso. Frente a él un tipo vestido elegantemente de civil, le explicaba al Capitán y a su cliente la situación que les había traído allí. Mis cancerberos estaban con ganas de irse a casa, un poco impacientes. Así que les hice un poco de conversación, diciendo: “Parece mentira, como se complicaron las cosas, si Jorge Burbano hubiese estado en el Aeropuerto para recogerme, nada hubiese pasado” En ese instante el de traje elegante volteo la cabeza y me pregunto:”Dijiste Jorge Burbano??”, Le replique: “Si” y el con tono autosuficiente replico: “Pero si Yo le dije a Jorge que esto iba a pasar, igual le va a pasar a los Colombianos que pretende traer, tiene que conseguirles una visa. No se preocupe, déjeme ventilar este asunto y luego estoy con Ud. Yo soy el Abogado de su Compañía aquí en Quito, Yo lo voy a sacar de aquí” El Capitán les dijo a mis vigilantes que podían retirarse. Luego en la tratativa de mi liberación, el Capitán menciono una multa de 50 dólares (en dólares); Yo apenas tenía 20 dólares en efectivo y 200 dólares más en Cheques de viajero que me habían encargado cambiar – era la época del primer Gobierno de Alan García (Que raro decir “el primer Gobierno de Alan García” porque después que paso y dado lo desastroso de su gestión, quien hubiese pensado que tendría un segundo Gobierno, cosas que solo pasan en nuestro querido Perú donde la mayoría de las veces la política del borrón y cuenta nueva, permite que políticos que han robado lo que han querido en un periodo gubernamental, regresen unos anos después y se vuelvan a postular a cargos públicos amparados en que aquellos que los sucedieron, robaron aun mas que ellos, así ellos aparecen como los salvadores de la patria, que ironía, dan ganas de llorar) hubieron tiempos en que la única forma de conseguir dólares legalmente era con un pasaje redondo (ida y vuelta) de avión, y ni siquiera nos daban dólares, sino cheques de viajero. El Abogado – nada boludo – dijo que tampoco tenía, así que hubo que llamar a la Milchem, eran pasadas las 7 de la noche, y aun estaban allí, una vez más la diosa fortuna, La Milchem estaba celebrando su semana de aniversario con unos juegos de canasta. El abogado contacto al gerente, un gringo llamado Mike Angel, que envió los 50 dólares en efectivo, bajo protesta verbal, la cual puso por escrito al día siguiente a la central en Houston, diciendo “Como es posible que un personal internacional nuestro (Yo) no sea enviado a una misión con al menos 100 dólares en efectivo”. A partir de esa misión, empecé a recibir 50 dólares, cada vez que viajaba al extranjero, que grande!!.

 Termino 1987 con muy malos augurios, difícilmente podría volver a Ecuador, el resto de la operación en Sud América estaba muy baja, así que decidí aceptar la sugerencia de Angel. Para Febrero de 1988 Ricardo ya había vuelto de Europa, El Vikingo y Patricio se quedaron en la Operación del Mar del Norte, y Angel tomo una decisión importantísima en su vida. Angel se rehusaba a regresar a trabajar en la operación de Brasil ya que estaba ganando en Milán más del triple de lo que ganaría yendo a Brasil. Le pregunto a John Mason :” Si Yo regreso a Lima, renuncio, agarro mi avión y me regreso a Milán, me das trabajo?. Mason respondió: “Si”. Eso fue suficiente para Angel, regreso a Lima aplico a una visa de residencia en Canadá, renuncio a la oficina de Lima y se devolvió a Milán.

En Marzo de 1988 envié por Fax y por correo normal mi solicitud de trabajo a John Mason en la oficina de Milán, teniendo en cuenta que Yo pasaba casi todo el tiempo en la oficina. Estaba pidiendo más acción. Continuara. . .

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.

Comments are closed.