Archive for January, 2017

La Ingeniería Electrónica en todas las Ramas Industriales – Parte XXIX

Wednesday, January 18th, 2017

Por Pablo Enrique Alcántara Vega*

En esta segunda visita a Port Gentil, pude aprender más cosas de los equipos y de las unidades que en la primera visita, porque teníamos conectada en el patio, una unidad GEMDAS dada de baja, con todos los equipos corriendo, así cuando llegaba un equipo dañado podíamos no solo encontrar la falla sino dejar al equipo correr durante horas para cerciorarnos que la reparación era definitiva. Caminando por el taller de pronto mis ojos se paralizaron de terror, vi en una esquina las dos cajas de madera que contenían los dos sensores radioactivos para medir el peso del lodo, que yo había desinstalado dos años atrás. John me comento que él los había encontrado, efectivamente hacía dos años cuando el recién se instaló en Port Gentil. Entonces me di cuenta que después que yo me regrese a América en Diciembre de 1988, John hizo lo que ningún ingeniero ingles quería, es decir, acepto quedarse indefinidamente en Port Gentil.

Todo el tiempo que yo había estado ausente John se había quedado allí. Un tiempo después un hermano de John vino a visitarlo, con la consigna de convencerlo de regresar a Inglaterra; Akhrofee me había comentado también que John había recibido hasta dos propuestas de Baker en el último año para ocupar un cargo en Bergen, Noruega y en Copenhague, Dinamarca, pero que las había rechazado porque Mary no quería salir de Port Gentil. Era uno de los motivos que me alentaba a mudarme con Windsor, aquellos que destacaban eran promovidos sin mucho drama, había suficiente negocio para hacerlo. Me entere que uno de los operadores que yo había conocido en mi primera visita era ahora gerente en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, otro estaba en La Haya, Holanda y así. Recibimos un contador Geiger para medir la radioactividad que emanaba de las fuentes que conformaban los sensores y confirmamos que las fuentes estaban activas, ambas con el sello puesto volvían loca la aguja del Geiger a una distancia de 3 metros. El manual de los sensores del peso del lodo, decía que el Cesio que contenían las fuentes, era inofensivo, que era equivalente a la radiación que uno recibe cuando viaja por avión. Despues de ver esa aguja moviéndose, yo no estaba tan seguro de los consejos del manual. Trataba de mantenerme alejado de esas fuentes.

Por aquellos días, andaba yo preocupado por la situación en medio oriente, teniendo en cuenta que la población de Port Gentil era en su mayoría musulmana, yo temía que si se desataba la guerra entre los gringos e Irak, los musulmanes de Port Gentil podrían atacar a las compañías norteamericanas y por supuesto a los que trabajan para ellos, en apoyo a Sadam Hussein. No tenía muchos con quien hablar, le invite un par de cervezas a Akhrofee que tenía muchos amigos musulmanes en los barrios humildes de Port Gentil. Akhrofee no era mucho de beber, me acompañaba pero luego de un par de cervezas, se disculpaba diciendo que ya estaba satisfecho. Abordamos el tema, le pregunte directamente, el me aseguro que muchos musulmanes que vivían en Port Gentil estaban a la espera de contratos de trabajo en Arabia Saudita y que los saudíes son amigos de los norteamericanos y que jamás atacarían a sus compañías. También, ya en confianza le pregunte si él era musulmán, Akhrofee muy solemne me dijo, que él seguía las “antiguas tradiciones africanas”.

Me contaba Akhrofee que hacía más de un año que no veía a ni a sus esposa ni a sus dos hijos, que les escribía y les enviaba dinero y tenía un contrato pendiente con una compañía saudí y que estaba indefinidamente postergado por la amenaza de guerra en medio oriente, por eso cruzo la frontera y estuvo viviendo en Camerún trabajando en el negocio de la pesca por seis meses para aprender suficiente francés y así poder trabajar en petróleo en Gabón, pero no ganaba mucho trabajando para Baker, pero era mejor que no hacer nada en Ghana donde no había trabajo. Ambos estábamos alejados de nuestras familias buscando un mejor futuro para ellas, aunque en diferentes circunstancias. El ghanés era un buen amigo, después de varias charlas y varias cervezas nos volvimos camaradas. Íbamos al estadio a ver futbol, había una liga local cuyos equipos eran auspiciados por compañías petroleras como la Shell, la Exxon, la ELF, etc.

Me presento en la villa a varios de sus amigos musulmanes, ellos creían que yo era hindú; les invite ceviche, fuimos muy temprano en la mañana a Cap Lopez, una localidad al sur de Port Gentil, cuando llegamos vimos a varios mancebos negros de gran fuerza física recoger unos 70 metros de largo de una red de pesca metida unos 20 metros en el mar, muchos pescados habían quedado atrapados en la red. Tuvimos que esperar, habían otros compradores importantes que comprarían docenas de peces, en su mayoría era uno parecido al bonito peruano, de piel lisa, sin escamas, aunque un poco más alargado; llevamos uno, con el tamaño que tenía era suficiente. Nos fuimos a la villa, allí la esposa de uno de uno de los musulmanes, llamado Salomón que era de Guinea Ecuatorial, hablaba un poco de español, me facilito una carpa en medio del arenal, hecha de un par de sabanas blanquísimas. Hice ceviche suficiente y herví los huesos y la cabeza del bicho e hice un puchero. Espectacular, los musulmanes jamás habían comido ceviche, le echaron mayonesa, ya no les dije nada. Pero igual lo disfrutaron. Era muy curioso ver a Salomón de baja estatura al lado de su negra mucho más alta y corpulenta que él. La mujer negra se las rebusca, vi a muchas vendiendo helados caseros en la calle lo mismo que botellas usadas limpias de whisky llenas de un cacahuate de altísima calidad.

A mediados de Enero de 1991 recibimos una noticia buena pero triste a la vez, Mick había aceptado un cargo gerencial en Houston, Texas para vender y distribuir un producto llamado Dynabyte. Se quedaría unas semanas más, pero luego se iría de vacaciones y ya no volvería a Port Gentil, su lugar seria ocupado por un egipcio llamado Ahmed, que los egipcios pronuncian con mucha vehemencia “Ajjjmed”. Los amigos de Mick en Port Gentil organizaron una fiesta de despedida para él y su esposa Allison. El día de la despedida, salimos del staff house John, Mary y yo, por el camino John se detuvo a llenar el tanque, ellos hablaban solo en francés, pero yo les entendía en buena medida. Él le pregunto si quería algo de la tienda de la estación de servicio, ella replico que quería una cajetilla de Marlboro, al regresar, John le trajo una cajetilla de Gitanes, unos cigarrillos franceses muy populares, ella reacciono violentamente, tiro la cajetilla contra el parabrisas y lo grito delante mío reclamándole airadamente que ella, le había pedido Marlboro.

Súbitamente a las orejas de John se les subió el color rojo, estaba a punto de estallar, yo me hice el distraído, mirando por la ventana, ella venia en medio de los dos. Me di cuenta que ella también noto que John iba a reaccionar violentamente, John arranco la camioneta, masticando su bronca y ella, felinamente y endulzando su voz con media tonelada de miel, y acariciando su oreja derecha, le dijo: “qu’est-ce que nous allons faire a la maison ce soir cheri?” (¿Que vamos a hacer en la casa esta noche, mi amor?); esa simple frase derritió cualquier reacción de John, no había duda que ella lo tenía agarrado bien al pobre John, la verdad, lo sugestivo de la voz de Mary al momento de decir “ce soir cheri?” era un misil de sensualidad. Llegamos a la fiesta, mucha gente conocida de otras compañías también, Mary se quitó el sobretodo que traía y debajo tenía un vestido entalladísimo, lo cual automáticamente la convirtió en la preferida de la reunión, además la mayoría sino todos sabían de su actividad, y era una tentación para todos. John se sentía incómodo, que todos estén encima de su novia, y ella disfrutando de su popularidad. Había un diluvio de licores, y en el jardín habían instalado un tanque presurizado de cerveza inmenso con un gran un grifo cuello de cisne por donde salía la cerveza fresquecita y con gran cantidad de espuma, había que servirla con mucho cuidado, inclinando el vaso lo más posible, con mucha paciencia.

El grifo cuello de cisne era grande y estaba un poco alto, de modo que una persona menuda como Mary France cabía debajo de él. No sé qué le dio a Mary France por meterse debajo del cuello de cisne y textualmente se dio un baño con la cerveza, el traje se le pego más al cuerpo, y se le notaba aún más acentuado sus intimidades. Y ella feliz de llamar la atención. John ya no podía soportar más. Luego de un rato, ya cerca de la media noche, como vi que ni John, ni Mary se irían pronto, le pedí a alguien conocido para que me lleve al staff house. Llegue y me acosté, al día siguiente tenía que trabajar, me dormí, de pronto como a eso de las tres de la mañana escucho que llegan John y Mary, en una bronca terrible, el reclamándole no sé qué y ella gritando y llorando al mismo tiempo, un escándalo de proporciones, me puse mis tapones en los oídos y me desconecte de la realidad. Tuvieron varias broncas así, pero esa fue una de las más duras.

Al día siguiente, en el taller con Akhrofee solíamos bromearnos, por ejemplo el venia de la oficina de Mick, yo fingía que estaba respondiendo una llamada telefónica, diciendo “ Si señor, es una llamada de Ryad, Arabia Saudita, sí, señor, desea comunicarse con el Señor Akhrofee, un momento por favor” y Akhrofee con los ojos bien abiertos, pensando que lo llamaban los saudíes por lo del contrato, y al darse cuente de que era una broma, no se calentaba. Otro día, el hacía lo mismo conmigo, fingía una llamada de Houston para mí diciendo: “Si señor, llama Ud. desde Houston, ¿desea hablar con el señor Pablo?” y se reía, entonces me daba cuenta que me estaba mamando gallo (bromeando) como dicen los colombianos, facendo brincadera (como diría un carioca). Hasta que una tarde encuentro a Akhrofee haciendo el mismo sainete, y me pasa el teléfono, pensé que era otra de sus bromas y se la seguí, tomando la bocina y respondiendo la llamada y mis oídos que escuchan la voz de Dave Mills, el gerente para Latinoamérica, basado en Houston; saludándome y proponiéndome si quería hacerme cargo del departamento de Ingeniería en Maracaibo, Venezuela, lo deje que hablara hasta el final, yo solo quería saber si Baker me mudaría con mi familia. Él dijo que sí. Era lo que necesitaba para aceptar. Luego me explico, que si yo estaba de acuerdo, entonces coordinaría con Karim Loza en Windsor para enviar a alguien a Port Gentil para reemplazarme. Y que antes de volver a América tendría que pasar 2 meses en Inglaterra para aprender a armar las unidades A0, porque tendría que armar 5 de esas en Venezuela. Luego que le colgué, Akhrofee me preguntaba una y otra vez que estaba pasando, yo no me había recuperado del impacto, ya no tendría que jugarme con la gente de Windsor, había logrado sacar a mi familia de Perú, de la violencia, a un futuro mejor. Luego le conté todo a Akhrofee y él se alegró mucho por mí.

Pasaron aun unas cuantas semanas antes que Karim enviara a un Ingeniero joven a reemplazarme, Egan. El día que Egan llego, John hizo una fiesta de despedida para mí, en el staff house. Miraba a John y a Mary, una pareja complicada y me daba cuenta que ambos estaban juntos producto de una locura, distintas clase de locura, pero locura al fin. Entonces recordé unas palabras que tiempo atrás me habían conmovido mucho, una oración simple y sencilla que encierra una realidad transparente, cruel, pero reflexiva, su autor, un conocido dramaturgo, director, guionista y productor madrileño, Jacinto Benavente y Martínez, que entre otras citas que invento, dijo: “El amor es como el Quijote, cuando recupera la razón es porque se está muriendo”. Continuara…

(*)Pablo Alcántara es Ingeniero Electrónico, especializado en el área de Instrumentación Industrial en Pozos de Exploración Petrolífera. Trabajó para Minero Perú en Cajamarquilla en 1983, luego desde 1984 hasta 1998 trabajo para Baker Hughes Inteq en todo el planeta; 12 años como Ingeniero de Mud Logging y 3 años como Ingeniero de MWD. A continuación desde 1998 hasta principios del 2007 se desempeñó como Sub Gerente del Departamento de Electrónica de Diversified Well Logging en New Orleans-Louisiana-EEUU. Finalmente en Febrero del 2007 fue contratado como Drilling Specialist en la Cia Sondex LP en Houston-Texas EEUU, donde trabaja a la fecha.